El nadador en el mar secreto

Mi sitio preferido en Cambrils

Hay quien prepara la maleta para la playa pensando en qué bañador se va a poner, yo - cuando viajo a Cambrils - preparo la maleta pensando que libros me voy a traer de mi librería preferida.

Isabel, de la librería Isabel de Bellart, es un hada libre. Cuando entras por la puerta de su casa ella ya sabe como te sientes. Si tienes suerte, podrás verla por su librería con una alas de hada que suele ponerse cuando entra algún niño, de esos que todavía no gastan tiempo en cosas de adultos como pagar las facturas porque todavía son niños.

Desde fuera su librería puede parecer una tienda, cuando has estado varias veces respirando el ambiente, leyendo libros y escuchando al hada Isabel hablar por ese lugar, entonces empiezas a sentir que es tu casa, es el lugar en el que quieres estar, fuera hay helados, sol y playa, pero tu quieres estar ahí, junto a el hada, mirando libros, que te envuelven, entonces entiendes que no es una tienda, es un lugar muy especial.

El nadador en el mar secreto

Hay libros que tienen una portada muy llamativa, otro simplemente el autor ya es garantía de que te va a gustar.

Luego están esos libros que ni conoces al autor, ni la portada te dice nada. El nadador en el mar secreto es un libro de esos, si lo miras por delante y por detrás nada te dirá de lo que trata el libro realmente.

No quiero contar de que va el libro, así que solo diré que es un libro que habla sobre la vida y la muerte. En sus 90 páginas te desgarra por completo y te deja marcado para siempre. Puede parecer un libro pequeño, pero es tan intenso, que otro libros de 500 páginas no se acercan siquiera a la capacidad de dejarte huella como este.

Si realmente disfrutas la lectura tanto como yo, te recomiendo que el próximo libro que leas sea este, cómprate 2 para poder regalarle otro a un amigo, porque de verdad que vale la pena.

Para terminar, me gustaría decir que solo conozco un sitio tan especial como la librería de Isabel, se llama Disneyland y está en París.